Gracias por las energías

13 Nov

En un año tan acelerado como este, cuándo a principios de noviembre la gente anda por las calles como si fuesen los últimos días del año (Los accidentes de tránsito lo demuestran), uno cae en la tentación de entrar en recuentos apresurados.

Me gusta ponerme objetivos a principio de cada año. Es una buena forma de ver hasta donde quiero llegar y lo que logré el año anterior. Sin embargo, caigo muy a menudo en la tentación de defraudarme cuando no cumplo los ‘objetivos’, o cuándo las cosas que en algún momento quise salieron mal, evitando así estar agradecida por todo lo que sí logré.

Si hay algo que no le faltó a este año mío fue el cansancio. Cansancio más que nunca. De todo tipo y color.

A la gente le encanta decir que está cansada. Se queja de que lo está,  parece que estarlo les sirve como carta justificativa para no hacer nada, para recibir compasión desmedida del resto de la gente(como si ellos no estuvieran en la misma), o para hacer de cuenta que están ‘haciendo algo’.

Sin embargo, entre tanto cansancio descubrí que no hay nada como cuando a pesar del agotamiento no perdemos la energía, la dedicación y la sonrisa. Tengo la sensación de que estoy un paso más cerca de encontrar mi vocación y lo que me hace verdaderamente feliz.

Me siento una privilegiada por, entre tanta locura, y obligaciones apiladas, poder encontrar lo que de verdad vale la pena.

M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: