¿Cuál es el valor de una vida?

8 Mar

Life!

Por lo general evito hablar mucho de política. Un poco porque delataría mi inmensa ignorancia sobre la mayoría de los temas, y otro porque ultimamente estoy viendo lo mucho que separa a las personas, y eso me asusta. Pero de vez en cuándo, cuándo un tema me toca en serio, no puedo evitar emitir opinión.

Hace unas horas leí un artículo en En El Camino que me sacudió bastante. este  trataba sobre la propuesta de algunos legisladores del Frente Amplio de presentar un proyecto de ley que despenaliza el aborto a niños con retraso mental en cualquier etapa del embarazo.

Más allá del debate sobre si está bien legalizar el aborto o no, me gustaría ahondar sobre lo que esta propuesta plantea.

Aquí claramente se está sugiriendo que hay personas que valen más que otras. Quizás (espero de verdad que sea así), los legisladores que plantean esto tengan algo distinto en mente, pero la verdad que el mensaje que transmiten a la sociedad es ese: las personas discapacitadas convienen menos que las ‘comunes’.

¿Cuál es el límite para dictar si una persona ‘conviene’ o no? podríamos decir que no ‘conviene’ tener hijos con problemas de aprendizaje, con una predisposición biológica a la obesidad(seguro en el colegio los discriminan),  con posibilidades biológicas de ser depresivos, con incapacidad para amar…

La verdad es que en muchos casos los hijos pueden presentar un desafío para los padres, no creo que esté en nosotros decidir que desafío es peor que otro. Creo que varía en los casos y diferentes padres sobrellevan mejor dificultades distintas. Me gustaría saber si dentro de unos años se descubre un mecanismo de saber si los niños por nacer pueden padecer depresión o déficit atencional si se plantearía la opción de abortarlos en cualquier etapa del embarazo…

Por otra parte, la misma lógica se aplicaría si de un día para el otro un familiar nuestro sufriera un accidente que lo dejase incapacitado, ¿Nos daría esto el derecho a matarlo?

Personalmente creo que todas las situaciones desafiantes que se le presentan a una familia o persona (me reúso a llamarlas ‘desgracias’ ya que esto depende de como se vivan…) le presentan la oportunidad de cambiar y de fortalecerce, de descubrir lados a su personalidad que antes desconocían. Muchas veces familias que tienen un hijo discapacitado se convierten en más unidos y tolerantes, ni que hablar del inmenso amor que reciben de aquel nuevo integrante. No es que este idealizando a la discapacidad, se que tiene sus desafíos, ¿Pero no tiene la vida en sí misma un sinfín de estos? Creo que el mayor desafío que propone la discapacidad es el de integrar a una persona a una realidad que de por sí le va a ser adversa…

Como sociedad creo que deberíamos empezar a encarar las dificultades desde lo positivo y desde el amor, en vez de querer matar a los problemas o tratar a las personas como poco convenientes, deberíamos buscar la mejor manera de inntegrarlas a la sociedad y facilitar a las madres y padres(en especial aquellos que se encuentran en una situación menos privilegiada) la crianza de hijos que exigen un poco más de atención.



M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: