Archivo | marzo, 2011

Shame

31 Mar

...‎”Wherever I turn, there is something of to be ashamed. But shame is like everything else; we live with it for long enough and it becomes part of the furniture. In ‘Defense’ you can find shame in every house, burning in an ashtray, hanging framed upon a wall, covering a bed. But nobody notices it anymore. And everyone is civilized.” Salman Rushdie, Shame

 

A medida que voy creciendo, hay días que siento que tengo más motivos para avergonzarme de mí misma. Cada día salgo un poco más al mundo y me encuentro con gente más y más distinta. Algunos abrazan las diferencias y otros las tratan como algo natural; pero tampoco falta quienes nos estén constantemente haciendo acordar de ellas: no son necesarias las palabras explícitas, un comentario al pasar o una mirada resultan más que suficientes.

En este mundo de gente distinta hay días que creo que me llevo al mundo por delante, pero otras siento el peso y el dolor de cargar con mi mochila. Duele saber que hay lugares donde lo que pienso y lo que soy va a ser motivo de escrutinio. Sé que no soy la única y que todos alguna vez sentimos el peso de nuestra historia, nuestras, ideas, nuestras creencias religiosas o el lugar donde vivimos.

De vez en cuándo, pienso que sentir que lo que somos está bajo cuestionamiento es una oportunidad para reforzar lo que somos, cuestionarlo, reformularlo y asegurarnos de que sea nuestro. Otras pueden resultar ser una oportunidad para desafiar los prejuicios.  Quizás, nuestra presencia en la vida de algunas personas sea la única oportunidad que tengan de conocer a alguien como nosotros y de darse cuenta que las cosas no son lo que parecen.

Sea lo que sea, creo que es tan importante ser fiel a nosotros mismos, y enorgullecernos de quienes somos. Cuesta, y cómo, pero es la única manera de llevar una vida verdadera.

 

M.

 

 

Anuncios

Sí!

11 Mar

PosibilityCómo le encanta a todo el mundo decirnos que tenemos que decir NO, no a la droga, no a la violencia, no a la disciminación. no, no, no. Ni que hablar del tan clichéado “A veces hay que saber decir que no.”

Cambiemos ese no por un SI. Sí a lo distinto, si a lo que nos hace bien, y un si bien enorme al amor, que es el SI más grande de todos, ese que en el fondo abarca todos los sis.

Estando en el Amor siempre vamos a estar en la verdad. Y si creemos que estamos en el amor pero una parte de nosotros dice que no, es que estamos a mitad de camino, porque Amor se dice con todo. En el amor es que nos abrimos a la vida y a sus infinitas posibilidades y existimos en medio de la Belleza y la Verdad. ¡Y la Alegría es tan grande y tan sincera!

Cualquier cosa entre medio es una mentira, aunque traiga en sí un poco de verdad.

Si decimos que si a lo verdadero, no va a ser necesario decir que no a lo que nos hace mal, esto se dará por añadidura.

♥♥♥
M.

La oruga no quiere dejar de ser oruga

10 Mar

Human Buterflu

La oruga no quiere dejar de ser oruga. Sí, es verdad que una parte de ella sueña emocionadísima con ser mariposa. Pero en el fondo le aterra el cambio, ¿De qué color serán sus alas? ¿Hacia donde tendrá que volar?  Demasiadas decisiones y responsabilidad. Ni que hablar que entrar al capullo, con su oscuridad,  la impaciencia y el aburrimiento de quedarse quieta (Como si eso fuera posible…), no le tienta para nada.

Pero llega el momento de construir el capullo, la verdad, no le queda otra, ya no da para más seguir donde estaba. Sabe que tiene la opción de quedarse quieta y enfrentar una muerte sin sabor, o seguir adelante y construirlo, ¡Son tantas las que mueren por miedo a lo que vendrá! Pero ella sigue…un poco vacilante construye su capullo.

Adentro de este se sume en una constante confusión, quiere ser sincera consigo misma y crecer, pero ¿Cómo serlo en medio de tanta oscuridad? Muy a menudo no puede distinguir los colores, se asusta y llora más de lo que le gustaría. Luego de tanta tormenta encuentra claridad y siente que creció un poquito, aunque un poco después puede que vuelva la locura, se siente más fuerte para afrontarla…

Y llegará el día de tomar la gran decisión de romper el capullo o secarse dentro de él, al final los colores de sus alas no los decidió ella, se le otorgaron por añadidura, aunque puede que sus caminos le cambien un poco la tonalidad, o agregen algún que otro razguño, es todo parte del encanto…

♥♥♥
M.


 

 

¿Cuál es el valor de una vida?

8 Mar

Life!

Por lo general evito hablar mucho de política. Un poco porque delataría mi inmensa ignorancia sobre la mayoría de los temas, y otro porque ultimamente estoy viendo lo mucho que separa a las personas, y eso me asusta. Pero de vez en cuándo, cuándo un tema me toca en serio, no puedo evitar emitir opinión.

Hace unas horas leí un artículo en En El Camino que me sacudió bastante. este  trataba sobre la propuesta de algunos legisladores del Frente Amplio de presentar un proyecto de ley que despenaliza el aborto a niños con retraso mental en cualquier etapa del embarazo.

Más allá del debate sobre si está bien legalizar el aborto o no, me gustaría ahondar sobre lo que esta propuesta plantea.

Aquí claramente se está sugiriendo que hay personas que valen más que otras. Quizás (espero de verdad que sea así), los legisladores que plantean esto tengan algo distinto en mente, pero la verdad que el mensaje que transmiten a la sociedad es ese: las personas discapacitadas convienen menos que las ‘comunes’.

¿Cuál es el límite para dictar si una persona ‘conviene’ o no? podríamos decir que no ‘conviene’ tener hijos con problemas de aprendizaje, con una predisposición biológica a la obesidad(seguro en el colegio los discriminan),  con posibilidades biológicas de ser depresivos, con incapacidad para amar…

La verdad es que en muchos casos los hijos pueden presentar un desafío para los padres, no creo que esté en nosotros decidir que desafío es peor que otro. Creo que varía en los casos y diferentes padres sobrellevan mejor dificultades distintas. Me gustaría saber si dentro de unos años se descubre un mecanismo de saber si los niños por nacer pueden padecer depresión o déficit atencional si se plantearía la opción de abortarlos en cualquier etapa del embarazo…

Por otra parte, la misma lógica se aplicaría si de un día para el otro un familiar nuestro sufriera un accidente que lo dejase incapacitado, ¿Nos daría esto el derecho a matarlo?

Personalmente creo que todas las situaciones desafiantes que se le presentan a una familia o persona (me reúso a llamarlas ‘desgracias’ ya que esto depende de como se vivan…) le presentan la oportunidad de cambiar y de fortalecerce, de descubrir lados a su personalidad que antes desconocían. Muchas veces familias que tienen un hijo discapacitado se convierten en más unidos y tolerantes, ni que hablar del inmenso amor que reciben de aquel nuevo integrante. No es que este idealizando a la discapacidad, se que tiene sus desafíos, ¿Pero no tiene la vida en sí misma un sinfín de estos? Creo que el mayor desafío que propone la discapacidad es el de integrar a una persona a una realidad que de por sí le va a ser adversa…

Como sociedad creo que deberíamos empezar a encarar las dificultades desde lo positivo y desde el amor, en vez de querer matar a los problemas o tratar a las personas como poco convenientes, deberíamos buscar la mejor manera de inntegrarlas a la sociedad y facilitar a las madres y padres(en especial aquellos que se encuentran en una situación menos privilegiada) la crianza de hijos que exigen un poco más de atención.



M.

En un Limbo

4 Mar

Move Forward
El mundo gira, gira, gira sin parar y todo está en constante transición. Por lo general esta es lenta, tan lenta…¿Quién no sufrió la lentitud alguna vez, queriendo cambiar de un día para el otro?

Es tanta la lentitud y la sutileza que muy de vez en cuándo nos levantamos, miramos para atrás y vemos lo mucho que cambió todo. A veces nuestra cabeza sigue atrás. El pasado se aferra a nosotros como una garrapata, o nosotros nos aferramos a él como una cobija protectora: mejor mal conocido que mal por venir.

Pero estamos en otro lugar, y la realidad nos exige algo distinto.

Y me acuerdo de un pasaje de la Biblia(Mt.5,37) que dice “Cuando digas si, que sea si, cuando digas no, que sea no.” ¡A veces me molesta tanto! A mi que me encanta estar con un pie adelante y otro atrás- por si las dudas. Que lleno la vida de peros, avanzo un poco pensando en la excusa para volver atrás. De vez en cuándo, cuándo la transformación se hizo evidente, está claro hay que cerrar capitulo y seguir adelante, decir FUE. Reconocer que las cosas cambiaron y buscar nuevas alternativas, aunque lo desconocido aterre y esa vieja y roída cobija del pasado tiente.

No es que quiera tirar el pasado al wáter, mejor lo cuelgo en la pared y lo miro de vez en cuándo como algo lindo, pero, ¿Para que seguir donde ya no estamos?

M.